Comer en Navidad sin remordimientos


Betty Cantillo
Fundación Bengoa

Con la llegada de la navidad aumenta el número de celebraciones y festejos. Sobretodo en los días de la noche buena, fin de año, primer día de año nuevo, día de reyes y por supuesto en los consabidos encuentros que obligan visitar o recibir en casa a familiares, amigos o vecinos.

En estas fiestas navideñas al estilo venezolano, nuestra mesa se adorna con suculentas y tentadoras comidas que se acompañan de los famosos "palos" navideños. Es una tradición que también se enarbola con música de aguinaldos tradicionales y alegres gaitas, que incorporan en su letra expresiones que refieren una importante representación del disfrute de la comida y de la bebida en estos festejos decembrinos.

Es un deleite compartir estos momentos y degustar estos sabrosos manjares. Pero hay que tener cuidado con los excesos para evitar el posterior remordimiento si ganamos unos kilitos demás. Los sabrosos y numerosos platos tradicionales que se preparan en la navidad como son las hallacas, el pavo relleno, el pernil, la ensalada de gallina y por supuesto el pan de jamón, son ricos en calorías y contienen un alto contenido en grasas y azúcares.

Hay que advertir que si nos excedemos durante esta temporada, fácilmente podemos aumentar entre 2 y 3 kilos y podríamos sufrir de indigestiones, ardor estomacal, acidez, pesadez, flatulencia, inflamación abdominal y digestión lenta. Y si el abuso de estas comidas implica un exceso en el consumo de bebidas alcohólicas, ocurren complicaciones como esofagitis aguda por reflujo, gastritis aguda, gastritis hemorrágica, pancreatitis aguda o hepatitis alcohólica. Situación que nos puede conducir hasta la emergencia de un hospital o de una clínica.

Sin embargo, no hay que eliminar estos placeres gastronómicos que disfrutamos en navidad. Lo que hay que hacer es seguir algunas recomendaciones que señalamos a continuación, para aprovechar mejor y sin tantos remordimientos la maravillosa y, por más deliciosa época, de nuestro popular diciembre venezolano:

Una cena navideña

1 hallaca
1 porción de ensalada de gallina
2 rodajas de pan de jamón,
1 ración de pernil
2 copas de vino

Si aplicamos las matemáticas en esta cena consumiremos 2.542 calorías, es decir más de lo que debemos consumir todo el día (2.100 a 2.300 calorías). ¿Esto significa que tendríamos que pasar todo el día en ayuno para comernos la cena sin remordimientos? La respuesta es no. Si esta cena es solo dos días al año, no hay que preocuparse. Lo importante es tratar de que estas comidas copiosas no se repitan los demás días del mes de diciembre.

Una dieta sana es una dieta moderada, variada y equilibrada. En este sentido, no hay alimentos "buenos" o alimentos "malos", sino excesos en la frecuencia de consumo y en las cantidades servidas: La causa del problema no es el consumo de un determinado alimento sino el exceso en la ingesta.

En consecuencia, conviene equilibrar el consumo de las comidas durante los días festivos. Si la cena de nochebuena o el almuerzo de navidad van a ser abundantes, las comidas previas deben ser ligeras y con alimentos bajos en calorías como verduras, ensaladas y frutas.

Si no hay contraindicación médica, se puede comer y beber de todo con moderación, con sentido común y disfrutar sin remordimiento de una feliz navidad.