Cuando mi hijo no come


Ingrid Soto de Sanabria,
Fecha de publicación 25/02/10

Uno de los motivos de consulta más frecuente, que manifiestan las madres, es que "su hijo o hija no come", lo que muchas veces constituye un verdadero problema, tanto para ellas como para el entorno familiar.

Para manejar adecuadamente esta situación tan común, es necesario que se conozcan algunos conceptos que ayudarán a las madres a prevenir la inapetencia, más que a tratarla. A continuación comentaremos algunos aspectos sobre: hambre y apetito, conductas alimentarias de cada edad y métodos de alimentación adoptados por la madre o la persona cuidadora.

HAMBRE Y APETITO:

Son diferentes, el hambre es una necesidad y el apetito es un deseo. En otras palabras, el hambre es una sensación desagradable e inaplazable, en cambio el apetito es placentero y puede posponerse. Otra diferencia es que el hambre no se deja influir por los estados de ánimo desagradables o traumáticos creados por el medio ambiente, mientras que en el apetito sí influye el estado anímico y el ambiente que rodea al niño.

Los animales se alimentan por hambre, mientras que el hombre come, además de ser necesario, porque satisface uno de sus deseos más sutiles: el apetito.

El hambre es el mejor estímulo del apetito pero las madres, las abuelas o quienes cuidan al niño, quieren que coma aún cuando no tenga hambre.

CONDUCTAS ALIMENTARIAS DEL NIÑO:

La conducta alimentaria de cada niño o niña se deriva de sus propias características, físicas, sociales y psicológicas:

Hay que recordar lo siguiente:

MÉTODOS DE ALIMENTACIÓN:

Otro aspecto importante a considerar son los métodos utilizados por los padres o el cuidador, para que el niño coma, los cuales muchas veces son inadecuados. Entre ellos se mencionan la persuasión, el soborno, las amenazas, la fuerza, el castigo, el premio, entre otros. Debes tomar en cuenta que forzar a tus hijos a comer constituye una agresión: hasta los animales que parecen comer sólo por hambre, dejan de hacerlo cuando los asustan.

Finalmente, recuerde estas sugerencias, las cuales debe aplicar siempre para lograr "que tu hijo coma":

En cuanto al uso de vitaminas, minerales, estimulantes del apetito y fórmulas especiales, hay que tomar en cuenta, que su uso indiscriminado puede ser perjudicial para la salud del niño, por lo tanto, siempre deben ser indicados por el médico, cuando se justifique su uso.

Cuando tu hijo o hija "no coma", tu mejor consejero es el Pediatra, no dudes en consultarlo, especialmente cuando ese problema se presenta en forma persistente.

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Esquivel D. Desarrollo de la conducta alimentaria en los niños. Problemas e intervenciones. Bol Nutr Infant CANIA. 2003;(9):5-14.

  2. Gómez Uribe L, Gómez Ramírez J. Inapetencia en: Marín A, Jaramillo B, Gómez R, Gómez V, ed. Manual de Pediatría Ambulatoria I° ed.Bogotá Editorial Médica Panamericana; 2008 p 71-75.

  3. Marvin V, Castillo C. El niño que no quiere comer. Rev. Chil Ped 2000;71(2):139-141.

  4. Plata Rueda. La Alimentación Infantil. Inapetencia Infantil en: Plata Rueda ed. El Pediatra Eficiente. 6° ed. Bogotá Editorial Panamericana; 2002 p 197-208.

  5. Vega Franco L. El niño inapetente: Doctor ¡mi hijo no quiere comer! Rev. Mex Pediat. 2006; 73(4):157-158.